domingo, 16 de marzo de 2014

10 formas de utilizar los malvaviscos

Pensar en comida de campamento e imaginarse un grupo asando malvaviscos alrededor de una fogata es casi inevitable. Pero estas esponjosas golosinas tienen más de un uso. Conoce lo versátiles que son.
1. Agrégalos a una taza de chocolate caliente o café con leche: Preferiblemente malvaviscos en miniatura o sino, picados en trocitos.
2. Mantén suave la azúcar morena: para evitar que se endurezca, un puñado de malvaviscos en la azucarera proveerá una delicada humedad que prolongará la frescura de la azúcar morena.
3. Úsalos como cubierta de cupcakes: minutos antes de que los dulces salgan del , coloca un malvavisco (o varios mini) en los topes, y tendrás una suave y deliciosa decoración sin ningún esfuerzo.
4. Sírvelos con fondue de chocolate: son ideales para sumergir en una fuente de chocolate o una ollita de fondue dulce.
5. Pícalos en trocitos y agrégalos al cereal con leche: muchos cereales vienen con mini malvaviscos incluídos, pero están secos y duros, mejor agrégale unos suavecitos tú mismo.
6. Ásalos: un clásico que amante de los malvaviscos debe probar. Si no estás de campamento, pínchalos con un palillo o tenedor y dora cerca del fuego de la hornilla (cuidado que se queman fácilmente).
7. Hazte un sándwich: cocina 10 segundos los malvaviscos en el microondas y luego sirve entre dos galletas suaves. A los más pequeños (y a lo más dulceros) les encantará.
8. Congélalos: después de algunas horas bajo cero, su textura cambia y es más pastosa, pruébalos y descubrirás una nueva faceta muy sabrosa de los malvaviscos.
9. Mézclalos con cotufas dulces: lo crujiente de las palomitas de maíz acarameladas y la suavidad de los malvaviscos crean un contraste muy agradable.
10. Cómetelos directo de la bolsa: así de simple, así de sabroso.
Fuente: Cocina y Vino

No hay comentarios:

Publicar un comentario