jueves, 12 de abril de 2012

Helado de lavanda

Los olores y los sabores de la primavera empiezan a invadirlo todo. Las flores, además, han entrado en la cocina últimamente. Cocinar con flores se ha puesto de moda. Algunas flores comestibles se añaden a ensaladas para darles sobre todo un colorido espectacular. No hay nada más primaveral que una flor en el plato, pero yo de momento no me he animado a tanto.

Helado de lavanda

Me conformo con jugar con la lavanda (yo la compro ya seca en mi tienda habitual de especias) y hacer helado casero para adelantar el verano que está a la vuelta de la esquina. Los helados y sorbetes caseros, incluso sin heladera, son un postre facilismo, que puedes preparar en minutos, y en los que controlas en todo momento lo que pones, a diferencia de los comprados. Este helado, tan aromático, te traerá de golpe las vacaciones a la mesa en cuanto lo sirvas. Si además le pones unas flores de lavanda al servirlo, el efecto ya será completo.

Helado de lavanda

Ingredientes

  • 100 gramos de agua
  • 50 gramos de azúcar
  • 20 gramos de flores de lavanda secas
  • 2 claras de huevo
  • 200 gramos de nata (al menos 35% de materia grasa, muy fría)
  • Sal

Helado de lavanda

Preparación

Calentar en un cazo el agua con el azúcar y las flores de lavanda. Llevar a ebullición, bajar a fuego lento y mantener hasta que el azúcar se deshaga totalmente. Retirar del fuego y dejar infusionar 10 minutos. Colar y retirar las flores. Montar las claras a punto de nieve muy fuerte, con una pizca de sal y añadir el almíbar de lavanda. Montar la nata y mezclarlo con cuidado con las claras sin que se bajen. Congelar en heladera o llevar al congelador del frigorífico, mezclando con un tenedor cada 2 horas para que no se formen cristales y quede cremoso. Sacar del congelador 10 minutos antes de servirlo, y decorarlo con flores de lavanda.

Helado de lavanda


decoestilo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario